« Necesidades energeticas en ayuno | メイン | Consejos saludables »

2014年10月22日 (水)

Comida y hambre

Cuando comenzó a alimentarse de otra manera del factor quema grasa , se dio cuenta de por qué ni siquiera resolviendo sus problemas había cambiado sus hábitos de alimentación pudiendo decir celulitis nunca mas . Comprendió que, tras años de regímenes, se había desconectado comple­tamente de la necesidad natural de comer. Norma aprendió, como lo aprenderá usted en el curso de este libro, que los problemas de la comida se resuelven de una sola manera. La alimentación llevada a cabo en la forma que describiremos más adelante, va más allá de su comprensión y afronta los problemas vinculados con la tranquilidad, que son los que dan origen a la sobrealimentación.

Crear tus Propias DIETAS.- de Como Hacerlo
YouTube: Crear tus Propias DIETAS.- de Como Hacerlo

Hay consumidores compulsivos de muy distinta especie. Se presentan con toda una variedad de problemas y con distintos grados de lo que podría considerarse salud mental. Sin embargo, no obstante sus diferencias, poseen algunos factores en común. Primero, comparten un modo particular de tratar la ansiedad: se aferran a la comida con el factor quema grasa . Luego, comparten las consecuencias de tratar la ansiedad de esta manera. Después de años de comer compulsivamente y de seguir dietas en forma crónica, se han desconectado de la experiencia de comer cuando se tiene hambre. Como vemos, la falta de experiencia básica de sentir hambre y sentirse alimentado que sufren los consumidores compulsivos consti­tuye el núcleo del problema. Pero también ahí está la solu­ción con lo de celulitis nunca mas .

LA CURA — LA RELACION HAMBRE/ALIMENTO
Proponemos que los consumidores compulsivos comien­cen su propia curación y reparen el daño que ha ocasionado su adicción a la comida; deben volver a relacionar alimento y hambre. Cuando logran hacerlo, se produce un mayor impacto sobre sus problemas vinculados con la tranquilidad y, como resultado, tienen menos necesidad de recurrir a la comida para calmar la ansiedad. Cuando logran vencer su adicción a la comida, también pierden peso. Veamos cómo funciona esto.

Nacemos sabiendo comer. Sentimos hambre, lloramos y nos alimentan. Mediante infinitas secuencias de sentir hambre y recibir alimento, tomamos contacto con el mundo y aprendemos que éste satisface nuestras necesidades con seguridad. Muy pronto en la vida, la alimentación y la calma están indisolublemente ligadas. Los niños hambrientos sienten pánico, y cuando el mundo responde a su pánico con alimento, se calman. La experiencia de la alimentación se halla en el centro de miles de interacciones e impresiones que contribuyen a nuestra sensación de seguridad.

Ensalada

A lo largo de la vida, alimentarse en respuesta al hambre significa nutrirse tanto física como psicológicamente como se trata en el factor quema grasa como se dice en la web factorquemagrasa. Los consumidores no compulsivos se alimentan cuando tienen hambre, varias veces por día. Y cada vez que lo hacen están conmemorando y reforzando la experiencia de haberse sentido protegidos en la niñez sin concocer la obra declulitis nunca mas desde la  web celulitisnuncamas. Se están demostrando, de esta manera tan sencilla, que están en armonía con sus necesidades.

La situación de los consumidores compulsivos es total­mente distinta. Ellos no gozan de la experiencia diaria de cuidarse a sí mismos mediante la alimentación para mitigar el hambre. Su problema —emplear la comida para calmar la ansiedad— los ha conducido a considerar la comida fuera del contexto original de la alimentación. La solución elegida —el régimen— los ha desconectado aun más de la necesidad natural de comer. Usan la comida como un símbolo de la protección que experimentaron de niños, con la esperanza de que los calme también de adultos.

コメント

コメントを投稿